ARTURO ELENA, EL ILUSTRADOR

Sus ilustraciones son internacionalmente reconocidas. E inconfundibles.

Arturo Elena es un hombre  estilizado, muy  acorde con las figuras de sus dibujos.

¿Le atraen de manera especial pintores como El Greco o Modigliani?

Supongo que la pregunta viene a propósito de las proporciones que utilizo en mis dibujos…

Te diré que Modigliani no me atrae especialmente, pero sin embargo el Greco sí, ya desde la época en que de niño estuve estudiando en Toledo, pero no por las proporciones que utilizaba, me interesaba mucho más por su técnica, esa maestría con la que conseguía que con dos pinceladas de color la empuñadura de una espada pareciese de metal auténtico visto a distancia.

¿Qué le parece el dibujo “El hombre de Vitruvio”? ¿Cómo podemos adquirir el sentido de la proporción?

Como casi todas las obras de da Vinci, el Hombre de Vitruvio me parece una obra maestra, y aunque es cierto que representa el canon de proporción aúrea desde el punto de vista de su autor, creo que el ideal de proporción es algo muy personal y subjetivo. No creo en normas tan estrictas y rígidas, no tenemos más que contemplar obras maestras que no siguen ese canon, y no por ello dejan de ser hermosas e irrepetibles.

La Moda son actitudes, y en ilustración también.

La gran virtud de Elena no es sólo que dibuja bien, es que sabe reflejar movimientos, poses, encuadres, maquillajes…que consiguen dar a sus obras una sofisticación que le diferencia.

Y consigue hacernos soñar. No con una figura femenina determinada, si no con un mundo irreal pero exquisito.

La voluptuosidad es atractiva. ¿Cómo pintaría a Mónica Belucci o Kate Winslet? ¿A su manera o con maravillosas curvas?

Las dibujaría con mi estilo, pues de otra manera no sabría hacerlo, pero creo que no por ello dejarían de ser mujeres voluptuosas, pues es su esencia. He realizado trabajos para clientes que me han pedido mujeres rotundas y con curvas, y no por ello han perdido mi característico estilo. Hay que tener en cuenta que los ilustradores siempre trabajamos por encargo, y que por lo tanto estamos sometidos a las pautas que nos marcan nuestros clientes.

¿Qué parte del cuerpo de la mujer considera más sexy? ¿Y del hombre?

En el caso concreto de las mujeres, te diría que me atrae un bonito cuello, y en el hombre, me suelo fijar en las manos. Pero en ambos casos considero imprescindible tener un aspecto cuidado y limpio, y si se percibe un buen perfume, sin que sea abrumador, mejor.

Usted siempre empieza pintando la cabeza de las figuras. ¿Es la parte más difícil? ¿Y las manos?

En mis ilustraciones siempre existe un boceto previo. Cuando comienzo a aplicar el color en mis trabajos siempre empiezo por el rostro, y sigo por las partes que muestran piel humana, como las manos o las piernas, porque son las partes más delicadas y trabajosas. Normalmente lo último que ejecuto son las prendas, pero también depende de qué ilustración se trate, a veces también hay excepciones.

Si diseñase ropa arrasaría. Estoy segura de que serían prendas que esquematizarían el cuerpo humano. ¿Se lo ha planteado?

Comencé a trabajar dentro del mundo de la moda con 18 años, y mis primeros trabajos fueron precisamente diseñando prendas. Lo mejor de aquellos trabajos fue que me permitieron descubrir mi verdadera vocación: disfrutaba mucho más dibujando que diseñando. Posteriormente he hecho alguna incursión muy puntual en el diseño, pero más orientada a accesorios que a prendas. No descarto volver a hacerlo en un futuro, pero tengo claro cuál es mi profesión real y lo que me llena de verdad.

Dígame con cuál de estas dos imágenes se queda.

¿Cuál vende más? ¿Por qué?

Por un gusto personal me quedo con la ilustración de René Gruau, que es uno de mis referentes en este campo.  Es sorprendente la atemporalidad y la aparente sencillez en sus ilustraciones que le aportan una elegancia característica, y sin embargo son de un gran impacto visual.

Usted dibuja con los rotuladores Copic que tiene 270 colores.

Soy autodidacta, y desde mis inicios he ido experimentando con muchos materiales hasta encontrar el más adecuado con el que conseguir exactamente los resultados que yo quería. Utilizo estos rotuladores profesionales no sólo ya por su variedad de colores, sino por su facilidad para poder fundirlos entre sí y conseguir los efectos que deseo.

¿Qué puntuación le daría al color en sus obras? ¿Es lo que más pesa?

No creo que sea lo que más peso tenga, para mí prima más la composición, pero qué duda cabe de que es una parte muy importante del resultado final. De todas formas es algo que dependerá mucho del tipo de encargo y pautas que yo haya recibido del cliente. He realizado también muchos trabajos ejecutados exclusivamente en escala de grises, y alguno de ellos se encuentra entre mis preferidos.

¿Ha diseñado algún logotipo? Su firma es una preciosidad.

 Me lo han propuesto algunas veces, pero aunque me vea capaz de hacerlo,  normalmente en esos casos delego en profesionales, pues sé que un logo que a priori puede parecer algo muy sencillo lleva un gran trabajo especializado detrás.

Me alegro y me halaga que te guste mi rúbrica, pero he de decir que no me esforcé demasiado  en concebirla, pues no deja de ser a modo de firma, una extensión de mi manera de escribir.

¿No le atrae el diseño tipográfico? ¿Le gustaría hacer carteles de películas?  Sería un exitazo para el cine español que Elena rotulase nuestras películas.

Lo cierto es que nunca me lo han propuesto, pero nunca se sabe. Si un proyecto me parece atractivo y lo considero afín a mi trabajo, a pesar de no ser mi especialidad, nunca digo que no.

¿Un director ó película que le guste especialmente?

El cine es una de mis grandes aficiones, quizás por un gusto personal hacía la escenografía, así que te podría decir muchos directores o películas que me gustan. Por nombrarte alguno, me gusta mucho el trabajo personalísimo de Tim Burton, pues encuentro muchísima similitud en su estética, sus ambientes y la morfología de sus personajes con mi propio estilo.

Acerca de películas, disfruto mucho con el cine de ciencia ficción, pero también me encanta la mítica Desayuno con Diamantes de Blake Edwards o películas de época como Las Amistades Peligrosas de Stephen Frears o Marie Antoinette de Sofía Coppola, de las que me atrae especialmente su estética.

Victorio & Lucchino, Custo Barcelona, Cosmopolitan, Telva… el mundo de la Moda nos ha dado la oportunidad de conocer sus obras, pero también ha realizado trabajos para la industria del automóvil y del vino.

Sí, he trabajado para otros sectores diferentes del mundo de la moda, como los que comentas, pero también para agencias de viaje, tabacos o relojería y joyería… Pero cuando estos clientes han venido a mí ha sido porque pretendían dar una imagen distinta a la que era habitual en ellos, ilustraciones con un cierto toque de sofisticación que se supone inherente al mundo de la moda.

Los que no sabemos dibujar, con el programa Adobe Illustrator, jugamos. Copiamos e intentamos, a través de su pluma, dar forma a dibujos que pueden resultar mínimamente atractivos. ¿Utiliza algo éstos programas?

No, no los utilizo, y no porque tenga nada en contra de ellos, simplemente no me he planteado utilizarlos porque a mí personalmente me llena mucho más dibujar a mano, con métodos tradicionales. Todo lo más que utilizo es Photoshop, y lo uso puntual y exclusivamente para crear algún fondo en mis ilustraciones, las figuras siempre están realizadas a mano. Sin embargo entiendo que para otros profesionales con menos habilidades para el dibujo pero con un gran potencial creativo, las nuevas tecnologías pueden ser el medio ideal para crear trabajos muy válidos con un gran impacto visual.

¿Qué sintió al ver una exposición monográfica suya en el Museo del Traje?

No ocurre todos los días que un museo nacional te invite a exponer. Básicamente para mí significó un reconocimiento institucional a mi trabajo, por lo que sin falsa modestia te diré que me sentí muy orgulloso, fue uno de los momentos más importantes en mi carrera profesional. Por otra parte es una gran satisfacción que a una disciplina artística no lo suficientemente valorada como es la ilustración de moda y muchas veces infravalorada se le dé su lugar.

Dígame por favor una mujer española que encarne su ideal de belleza.

Me gusta mucho Rosario Nadal, no sólo por su belleza y su elegante naturalidad, sino también por su estilo, y creo que cumple al 100% la máxima de Cocó Chanel, que decía que por llevar un Chanel, una mujer no era elegante, sino que para serlo debía saber cuándo ponérselo… en definitiva, Rosario en mi opinión sabe siempre vestir lo adecuado en cada momento.

Y una ilustración suya que asocie especialmente con EspaÑa.

Diría que alguna de las ilustraciones realizadas para las diferentes carpetas de prensa para los desfiles de Victorio & Lucchino en Cibeles Madrid Fashion Week o para su perfume Carmen reflejan la imagen más típica de España.

¿Qué debe tener una persona para que deje huella?

Sin lugar a dudas un estilo personal es algo fundamental.

Me regaló y dedicó un maravilloso catálogo de la exposición del Museo del Traje “25 años de Ilustración”.

En su interior, Pedro Mansilla, titula su dedicatoria “Arturo Elena, retrato de un artista frívolo”. Puedo asegurar que Arturo es entrañable, exquisito y todo lo contrario a frívolo. Profundamente humano.

Quizá sea simplemente una forma de llamar la atención para destacar a una persona que piensa que el arte es todo lo bello creado por el hombre capaz de emocionarnos.

 VOLVER

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© Adela Rodero Parga

Página web creada con 1&1 Mi Web.